Reseña Hijo Dorado / Golden Son de Pierce Brown

Hijo Dorado.jpg

Sinopsis:

Valor
Estrategia
Poder
Tras una implacable competición en el instituto de Marte, Darrow se ha ganado un puesto de honor entre la élite gobernante. Ahora luce la cicatriz curvada de los dorados, los más crueles y brillantes de los humanos. Pero Darrow no es como ellos…
Su futuro se ha construido sobre mentiras, su pasado está marcado por la tragedia.
Y no perdona.
No olvida.
Para hacer realidad su objetivo de destruir el sistema desde dentro, Darrow debe convertirse en el mejor de los dorados. El más fuerte. El más inteligente. El más implacable. Solo así devolverá la luz a su pueblo. Aunque su sombra se torne más oscura a cada paso.
Cuando alcanzas el cielo dorado empieza la caída.

Hijo Dorado es la segunda parte de la trilogía que Pierce Brown comenzó con Amanecer Rojo. Aunque Hijo Dorado es la continuación de Amanecer Rojo, nos sitúa dos años después del final de este.

Para quienes no lo sepan, yo amé Amanecer Rojo, es uno de mis libros favoritos, por lo que no podía esperar para leer su continuación.

La narración comienza con Darrow, que se siente más solo que nunca. Podemos percibir su estado, un poco apagado y dejado de lado. Han pasado muchas cosas desde la última vez que estuvimos en su cabeza y se percibe el cambio: está mucho más confiado y solitario. Algunos dirían que hasta ausente.

solo.gif

Eso se debe a que, aunque ahora es considerado como uno de los mejores (sino es que el mejor) de los dorados de su generación, se siente dejado a la deriva. Los rojos no han contactado con él desde hace mucho y está perdiendo el favor de Augusto, de cuya casa, recordemos, Darrow se unió al final del primer libro.

“No es la victoria la que hace a un hombre. Son sus derrotas.”

La verdad debe ser dicha, y es que aunque este libro me encantó de principio a fin, pensé que me iba a gustar más que Amanecer Rojo, y quizá es por eso que no lo hizo. Me gustó justo al mismo nivel que el anterior.

El inicio se me hizo algo lento y pausado, aunque supongo que me dio esa sensación comparando lo rápido que sentí el ritmo del primer libro. O tal vez fue porque, al contrario de Amanecer Rojo, Hijo Dorado lo leí en una etapa de mi vida algo ajetreada y en la que solo podía leer unas pocas páginas por día.

Aunque creo que la verdadera razón de que sintiera el inicio de este segundo libro un tanto más lento fue, bueno, porque lo es. Pero en mi opinión, era una lentitud necesaria.gold-7987.jpg

En este libro (y más en sus inicios) conocemos más del mundo que ha creado Pierce Brown. En su antecesor pudimos apreciar muy poco, pero lo que faltó en el anterior, este libro lo compensa y con creces. Si antes ya había mencionado lo bien construido que estaba, ahora lo reafirmo. Fue un gran deleite el leer todas las descripciones de este nuevo mundo.

Nos adentramos aún más en el mundo de los dorados. Esta tierra de política pugiphy.gifra, en donde los mentirosos son los que hacen las mejores promesas. En donde debes mirar a tu espalda en todo momento y en donde Darrow teme perderse. Estas criaturas son igual de crueles que en el primer libro, aunque, como ya aprendimos, pocas cosas son blanco o negro, e inclusive algunos dorados merecen la redención.

“-Eres un mierdecilla siniestro, ¿verdad? -le espeta Victra.

-Soy dorado, perra. ¿Qué te esperabas? ¿Leche caliente y galletitas solo porque soy de tamaño bolsillo?”

Todo lo que amé del libro anterior está aquí, amplificado.

Tiene su misma crudeza, aunque no puedo decir que me haya parecido tan esperanzador como el anterior; a fin de cuentas, esta es una segunda parte más dura y sobre todo realista y cruel.

Podemos ver una clara evolución en Darrow. Es más maduro, aunque un poco más ausente con sus “amigos”. Lo que termina causando que se aísle. Lo encontramos también en medio de una disputa moral dentro de sí debido a sus secretos y a sus sentimientos. Pero su evolución radica, creo, es su confianza en sí mismo amplificada, en su moral más clara, y en sus pensamientos. Ya no es el rojo lleno de furia que conocimos en el libro anterior. Se ha aplacado un poco y piensa con más frialdad.

¿Hay Acción? Mucha, aunque ahora más expresada en peleas a lo naves espaciales que a lo cuerpo a cuerpo que conocimos en el libro anterior.space-war-3-o.gif

¿Traición? Duplicada. Algunas cuantas me sorprendieron y otras ya las veía venir. Pero ninguna me dejó indiferente. Aunque ¿para ser honesta? Darrow es demasiado confiado. Incluso yo sabía que había una personita en la que no debía confiar demasiado.

¿Sueños? ¿Furia? El sueño de Eo sigue presente. Y Darrow sigue encontrando difícil el controlar su temperamento…

Y con eso llego a lo que más me gustó: La amistad.

Una vez más, la amistad de Darrow con Sevro y los Aulladores es mi cosa favorita. Son criaturas tan subestimadas, pero juntas, tan poderosas. Una gran analogía de la situación de los rojos. La unión hace la fuerza.

f6269937fbd71fba124ec844ea4aab06.jpg

Y la unión de  Darrow y Sevro es increíble, lo más admirable es la lealtad que hay entre ellos a pesar de las circunstancias. El que, aunque todos estén en su contra, Darrow sabe que en los únicos en los que puede confiar para estar incondicionalmente a su lado son ellos. (Si aún no se han dado cuenta, AMO el bromance)

“¿Quién está más cerca de mí que él? ¿Quién me quiere más que este paria extraño y desagradable? Nadie.”

Y de nuevo, mi personaje favorito.

Sevro.

Debo decir sin temor a equivocarme que mis partes favoritas del libro fueron las escenas entre Darrow y Sevro. Realidad, las releí una y otra vez.18084457.jpg

Si antes ya amaba a Sevro, ahora siento lo mismo x 10. Lo cual ya es mucho. De verdad me encantaría leer algo desde la perspectiva de este emblemático personaje. Pienso que sería algo bastante interesante (y perturbador)

“-Eres mi amigo

Tiemblo como un niño asustado. Verme en este estado casi lo hace llorar.

Un amigo de verdad.

-Por supuesto -dice con la voz entrecortada-. Pero solo si dejas de lloriquear, tío”

A mi simplemente me encanta Sevro. Sus acciones, su lealtad, su inquebrantable amistad, sus expresiones, sus palabras. Es el personaje más imperfecto que he conocido, y por eso es más perfecto. Si, ya sé que no me entendéis.

“-¿Estás conmigo? ¿Sevro?

Se aparta y se limpia los mocos embarrándose la cara. Las lágrimas trazan líneas en el fango cuando levanta la vista hacia mí y, con la voz entrecortada como un niño, dice:

-Siempre, Darrow. Siempre.” 

En este libro siento que conocemos a Sevro un poco más, y logramos entender varias cosas sobre el que antes desconocíamos. Pero en ningún momento nos decepciona.

Así que, Pierce Brown, no me importa si al final del tercer libro todos terminan muertos, pero Sevro au Barca DEBE DE VIVIR. No lo soportaré si muere, de verdad.

Ah, y este libro tiene muchas muertes (y algunas duelen mucho, ay)ponysad.gif

Aunque eso ya se veía venir, ¿no? porque en el primer libro hubo mucha muerte. Pero aquí la diferencia radica en que ya conoces a los personajes, los quieres inclusive… Por lo que no puedes evitar sufrir más con/por ellos.

Hay nuevos personajes, como Victra, la cual me gustó bastante, o Ragnar. Pero existen malas inclusiones también, claro. (Si, Octavia, te estoy viendo a ti)

Como en el libro anterior de repente me sentía perdida con algunas descripciones, aunque aquí esa sensación se amplificó porque estábamos en el espacio. Pero nada que no se resolviera releyendo un par de veces.

“Tu casa no es el lugar del que procedes, es donde encuentras luz cuando todo lo demás esta oscuro”

Conocemos la Luna y regresamos a nuestro planeta actual, la Tierra. Me gustó ver algunos personajes del libro pasado, y realmente me sorprendieron algunos secretos revelados. Honestamente, no me lo esperaba.surprised.gif

Golden Son tiene un comienzo lento, y de repente, todo va a la velocidad de la luz. Plot twist tras plot twist tras plot twist. Apenas te recuperas de una sorpresa cuando llega otra y otra y luego otra cosa que cambia todo de nuevo.

Pierce Brown, excelente trabajo.

Aunque si sentí que me hacían trampa más de una vez. Si, entiendo que es a beneficio de la historia. Pero ocultarnos algunas cosas no está bien, no no no. Por ejemplo, Darrow se volvió un Único en los dos años transcurridos entre un libro y otro.

Si, que padre, agiliza todo. Pero siento como si me hubiera perdido una parte importante de la historia. Dejé las cosas de un modo y vuelvo y ya todo cambió. Pero supongo que ese era el punto, que viéramos el cambio, y pues sí, lo notamos. Aunque me hubiera gustado saber cómo es que Darrow llegó a ser un Único y todo eso.

Y hay otras cosas que, con certeza, no mencionaré pues sería spoiler, pero ¡tendríamos que haberlo sabido! Si, los demás no, pero ¡se supone que estamos en la cabeza de Darrow!

Y el final

¡ESE FINAL!

Todo parece bien y tranquilo pero tienes la sensación de que algo no está bien, en esas últimas páginas yo, literal, terminé con mis uñas porque sabía que algo no estaba bien y

PAM

Sucedió el final.

Ese maldito final.

whatsinthebox.jpg

No puedo esperar para leer Morning Star así que, Editorial Molino, más vale que te apresures.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s