La mujer, el feminismo y la equidad

“Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas”. Mary Wollstonecraft.

En la antigüedad las mujeres eran consideradas poco más que un adorno, sin otra razón de vida más que la de la crianza y el cuidado del hogar, s140306-cook-red-apron-resizedin derecho a pensar, sin derecho a ser ellas mismas. En el siglo pasado, las mujeres, cansadas de este trato y completamente en su derecho, exigieron que las mujeres fueran tratados con dignidad, con respeto, que se les valorará por lo que son: seres humanos, al igual que los hombres, capaces de pensar y de decidir, con el derecho de hacer lo que nos plazca.

Hoy en día contamos con derechos que antes las mujeres ni soñaban. Ahora podemos estudiar, podemos decidir si casarnos o vivir fuera del matrimonio. Podemos, aparentemente, vivir libremente y ser nosotras mismas. Una gran variedad de leyes nos protegen y velan para que nuestros derechos sean respetados, para que no se nos pueda discriminar. Una cosa es que haya un cambio político y aparentemente social, pero las tradiciones y la mentalidad no es algo fácil de erradicar.

66602280El machismo sigue existiendo. Quizá no en la cabeza de muchos hombres, quizá no en las mentes de recién nacidos, o en el pensamiento de las mujeres de hoy en día. Pero todavía existe. En hombres tradicionalistas a los que les gustaría seguir siendo los amos y señores del universo. En ancianas con ideas de antaño, que siguen pensando que la mujer está aquí con el único fin de servirle al hombre, y que criaron a sus hijos e hijas con esa mentalidad.

En lo personal, yo no conocía el verdadero significado del feminismo. Si alguien me hubiera preguntado si era feminista hace unos meses, sin dudar, habría respondido: no lo creo.

No lo creo.

Y muchas otras mujeres hubieran respondido lo mismo. No conocemos el verdadero significado de feminismo. ¿Qué pensaba yo de él? Creía que era una mentalidad en la que las mujeres son superiores. Que son la salvación del mundo. Que son todo lo perfecto que existe y que si el mundo estuviera bajo el control de estos seres sería un lugar no solo mejor, sino que tendiente a la utopía. Eso pensaba yo que era el feminismo. Pero entonces me dicen y leo un ensayo de Sabina Berman: No, feminismo no es esto, me dice, es querer ser valorada, con orgullo, por ser mujer, el querer tener los mismos derechos que en el pasado eran reservados en su totalidad a los hombres. Eso es feminismo, no el sentirte superior a nadie, sino igual, porque somos iguales.tumblr_muoerweJRa1r2azeko4_1280

Esas mujeres que tienen una idea diferente sobre el feminismo, que realmente prefieren la noción de la mujer como ser superior, están equivocadas, pienso yo. Porque NADIE es más que NADIE, ni la mujer es superior al hombre, ni el hombre es superior a la mujer. Ambos sexos tienen características que los hacen buenos en cosas diferentes. Mientras que la mujer muchas veces se pasa con sentimentalismos, quizá el hombre pudiera tener la cabeza más fría y así crear un balance. O Radical-Feminismpodría ser todo lo contrario. Por algo hay dos sexos: Que Dios creó primero al hombre, y después a la mujer: NO ES CIERTO. O por lo menos, es imposible comprobarlo. ¿Acaso no saben que la creación del mundo, el libro del génesis en la biblia, es una interpretación hecha por los hombres para explicar con sentido bíblico, la creación del mundo? Dios pudo o no pudo haber creado el mundo en siete días, Eva pudo o no pudo haber sido tentada por la serpiente. Pudo o no pudo ser. Si fue, bien. Si no, también. No tenemos por qué tomarlo como una ley que dice que las mujeres no son confiables. Los hombres son tan poco confiables como nosotras, pero es cosa de mentalidad, de perspectiva.

Pareciera que con tantas marchas en favor de la mujer, tantas leyes decretando sus derechos y valía, estas estarían hoy en día como cualquier hombre. Pero aunque aparentemente se ha dado un cambio… Bueno, no, no aparentemente. Sí que se ha dado un cambio. No somos las mismas de antes. Y aunque hoy en día muchos nos siguen idealizando como las que deben de estar en el hogar, como las que deben de ser buenas madres, ya no es lo mismo. Cada día hay más mujeres exitosas, que surgen de entre la sociedad y son reconocidas por sus fiddlerontheroofméritos. Sí se ha dado un cambio. Pero no lo suficientemente grande. Vemos aún cosas que ya no se deberían de ver.

Soy una ávida lectora, me encanta leer. Pero también veo series de televisión. En los últimos años le he agarrado afición a un tipo de series: las coreanas. Las novelas de allá (ya saben, los doramas) son actualmente famosas en todo el mundo y son bastante entretenidas. Y nos dan algo: un claro reflejo de la cultura y la sociedad coreana hoy en día. Dejando de lado el hecho de que nos muestran un mundo más avanzado (celulares más nuevos, ciudades con más tecnología, ¡inclusive la llave de los autos son diferentes a las que vemos a diario!), nos dan una clara perspectiva de que, por más que hemos peleado algunas, las mujeres en algunos lugares siguen siendo, quizá no tratadas como antes, pero no como se debiera.

En un dorama cualquiera vemos el estigma de la mujer siendo arrastrada por la muñeca como juguete de trapo, vemos a la mujer siendmachismo_nos_doramas-207977456o llamada tonta más de una vez, y no solo eso, sino que caminando y actuando como una. Vemos a los hombres que salen perfectamente estilizados, y a las mujeres con una facha terrible. Acabo de leer en un blog: “¿Qué es lo que yo extraño? Doramas en los que la protagonista tenga una historia tras de sí, tenga carácter y no sea sólo una caricatura o una idealización, y por sobretodo, que se le permita la superación. Y no, no me acabo de comer ningún manifiesto feminista como para venir con este argumento” Ahí está de nuevo la errónea manifestación de lo que pensamos es ser feminista. Pero dejando eso de lado, esto fue escrito debido a que los últimos doramas cuentan casi en su totalidad con protagonistas masculinos, y la protagonista es un personaje que le hace sombra solamente, que está ahí para ser rescatada. Somos idealizadas y muchas veces no tenemos trasfondo. Esto no es en todos los doramas, aclaro. Hay algunos en los que la mujer es el eje central, y en los que no son tan mancilladas.

¿Pero qué pasa en mi país, México? Aquí siempre nos dan la historia de la Cenicienta moderna. Mujer (muchas veces es laa sirvienta  termina enamorandose del patrón) pobre bla bla bla, es, al final, rescatada por su príncipe azul. Y, solo así, puede vivir su feliz para siempre. O en otros casos: mujer exitosa laboralmente no es feliz, ¿por qué? Porque le falta su príncipe azul. Esa incapacidad que nos dan de pensar en que podemos ser felices sin un hombre. No nos dan la posibilidad de autorrealización con la que los hombres si cuentan.1155557

Las mujeres somos seres estereotipados. Marta Lamas dijo algo parecido a esto: ¿Cómo es el estereotipo de la mujer? Rubia, delgada, ojos azules. ¿Porque, inclusive nosotras mismas, las mujeres, queremos llegar a esa meta? En todos lados hay estereotipos para las mujeres: aquínotamujeres_0 las mejores son las rubias, delgadas, de tez clara. En corea, ya que empecé a hablar este país, el estereotipo es: mujer delgada, y tiene que tener rasgos occidentales: ojos grandes y tez clara. Cutis perfecto. Corea es en donde más operaciones estéticas se dan, están obsesionados con alcanzar la perfección. Y las mujeres son el mayor porcentaje de practicantes de operaciones estéticas. Queremos llegar a una meta, ¿Por qué? ¿Han escuchado a un hombre decir? “Dios, que fea nariz tengo, me la voy a operar” Yo personalmente no lo he hecho. Si tienen nariz fea, no les importa. No les obsesiona. ¿Por qué? Porque a la sociedad no le importa si un hombre es especialmente atractivo, porque, a fin de cuentas, es un hombre, y eso es más que suficiente. Pero este no es el caso de las mujeres, que de por si sufrimos por la lucha de tener igualdad de género.

Esto lo dijo el cantante inglés Ed Sheeran: “Casi todos los hombres tenemos sobrepeso o malas piernas y las mujeres nos aceptan, ¿por qué nosotros no las aceptamos a ellas?” Eso es. En esta frase se engloba como deberíamos de pensar nosotras. Deberíamos de pensar: yo me quiero tal como soy, yo no tengo nada de malo. ¿Por qué queremos cambiar? El feminismo debería de englobar no sola la igualdad de derechos, sino la igualdad de mentalidad.

Para que nosotras seamos valoradas igual que los hombres. ¿Cómo queremos que los hombres nos valoren como sea, si nosotras no lo hacemos?

Otro punto importante sobre el estereotipo de los sexos es el estereotipo que también recae en los hombres. De las mujeres se pensaba: deben de ser sumisas, deben de acatar lo que dice el hombre y servirles. De los hombres se decía: son la fuerza del hogar, el jefe de familia. Es el que mantiene a la familia en lo económico. Debe de ser un caballero y tratar a la mujer como la frágil criatura que, sin lugar a dudas, es.

Queremos que no se nos vea así. Pero ¿sabgentleman-155358_960_720en? Muchas seguimos viendo a los hombres así. Si le preguntas a una mujer cómo sería su hombre ideal, muchas te dirían por lo menos una de las siguientes características: quiero a un caballero, que tenga dinero (no quiero a un mantenido), y quiero que sea guapo. Seguimos pidiendo lo de antes. Aunque muchas veces la belleza física es sacrificada por las mujeres cuando conocen a un hombre, lo demás sigue siendo un ideal. Pero si un hombre responde: quiero una mujer que sea ama de casa, que acate mis órdenes y que me sirva. ¡Horror! Este hombre es un machista, decimos. No nos gusta su mentalidad. Pero estoy segura que a los hombres tampoco les gusta la nuestra. ¿Por qué nosotras tenemos que ser sumisas y amas de casa, o por qué ellos deben de ser perfectos caballeros y ser quien tiene dinero? Lo mismo aplica para hombres y mujeres: la igualdad, aunque aparente, no está presente. Deberíamos de tener la libertad de ser como queramos. Ser caballeros, o ser amas de casa si es de nuestra preferencia.

Vemos en numerosas producciones a la protagonista cuyo paño de lágrimas termina siendo su mejor amigo gay. En lo personal últimamente he leído varios libros así (ejem Eternidad de Alyson Noel ejem), pero ¿Cuántas veces hemos visto personajes lesbianas? En comparación, demasiado pocas. Y aun así, los personajes no deberían de ser retratados así. Ni los gays, ni las lesbianas. Ni las mujeres ni los hombres.

¿Por qué hay tan pocos libros con mujeres afroamericanas, latinas o asiáticas como protagonistas?

Las mujeres somos seres humanos increíbles, y se nos debe de valorar como tal. Pero desde la antigüedad nos fueron idealizando como alguien que no le llega al hombre ni en inteligencia ni en nada. Pero hemos luchado y hoy en día contamos con más derechos y oportunidades que nunca antes. Pero no todo está dicho. La discriminación de género sigue ahí. Seguimos siendo maltratadas y rechazadas por ser mujeres. Hace falta un cambio radical de pensamiento. Lo que se ha estado dando ha sido gradual, pero por lo menos se ha estado dando. No solo debe de cambiar la mente de los hombres respecto a las mujeres, sino la de nosotras mismas. Debemos de pensar en lo valiosas que somos y creérnosla, creer que solas y por nosotras mismas podemos ser felices, creer en nuestra fortaleza y creernos nuestra perfección. La equidad de género aun es algo lejano, en mi opinión. Pero no tanto como lo fue antes. Tenemos aún mucho en lo que trabajar, pero si seguimos así, quizá en unos cien años, una sociedad de iguales será realidad.logo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s